Desarrollan prototipo de “cassette” que almacena 35 terabyes

Como lo leen. El cassette se ha convertido en una curiosidad tecnológica bajo el dominio de coleccionistas (y el audaz hipster ocasional), pero ha sido desplazado por medios de almacenamiento más avanzados y eficientes. Sin embargo, con el dramático aumento en la información generada por usuarios, empresas y proyectos científicos, vuelve a plantearse la necesidad de un “almacenamiento frío” de bajo costo. Con esto en mente, IBM y FujiFilm se encuentran desarrollando prototipos de cassettes que pueden almacenar unos 35 terabytes de datos, y se espera que en poco más de diez años, la capacidad aumente a 100 TB.

Aunque poseo un par de viejos equipos de audio con reproductor de cassette incorporado, lo cierto es que los uso muy ocasionalmente. Las pocas cintas que se pueden obtener hoy tienen un estado lamentable, cortesía del paso del tiempo y el trato general de sus previos dueños. Y aunque todavía pueden comprarse cassettes listos para ser grabados, su uso se ha visto reducido a un grupo de usuarios muy específico. Probablemente no vuelvan a tener una aplicación directa entre los dispositivos de consumo general, pero a nivel de servidores, o por qué no, de la Web misma, la historia es muy diferente. La generación de datos mantiene su meteórico ascenso, y los aumentos en la densidad de los medios actuales no son lo suficientemente rápidos. Por lo tanto, el famoso “backup en cinta” sigue siendo tan válido como siempre.

Se supone que el radiotelescopio SKA (del cual hablamos hace un tiempo), cuando esté en línea en el año 2024, tendrá la capacidad de generar “algunos exabytes” de datos por día, mientras que la cantidad final procesada por año podría oscilar entre los 300 y los 1.500 petabytes. En abril pasado, IBM anunció la investigación de diferentes métodos para hacer frente a esta demanda de almacenamiento, incluyendo una nueva versión de respaldos en cinta. El primer resultado, en conjunto con la gente de Fujifilm, es un prototipo de cassette capaz de almacenar hasta 35 terabytes, en un tamaño de 10 por 10 por 2 centímetros, usando una cinta con partículas de ferrita de bario. Para la época en la que el telescopio se encuentre funcionando, la tecnología debería permitir cintas con una capacidad de 100 terabytes, reduciendo el ancho de las pistas de grabación y aumentando la precisión para posicionar los cabezales.

Ahora, es necesario no perder de vista la clase de tecnología que van a usar aquí. Después de todo, son cassettes magnéticos que requieren un manejo y un método de conservación especial para extender su durabilidad, sin mencionar el espacio físico. Por otro lado, el costo del “nuevo” medio magnético sería lo suficientemente bajo como para garantizar un buen nivel de redundancia, mientras que el consumo de energía de un sistema así sería mucho menor (hasta 200 veces menos) al de una red de discos duros convencionales. Aunque parezca difícil de creer, hay muchas aplicaciones que no necesitan de tiempos de acceso casi inmediatos, y mientras se discute la situación, el volumen de información sigue creciendo.

Fuente: Noteo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *